segunda-feira, 18 de junho de 2007

Daqui e dali... Roberto Moreno Tamurejo

“Subtítulos” (“Legendas”)

Criticar y comparar pueden tener significados muy parecidos, en español decimos que las comparaciones son odiosas, y por ello una comparación puede ser una crítica negativa. Aquellos que acostumbran comparar no saben que las culturas son diferentes y que cada pueblo se acostumbra a su cultura.

Por eso, amigos míos, un español normal y corriente está habituado a ver películas dobladas y cuando se trata de una película subtitulada apaga el televisor. Por eso, cuando llego a España me preguntan: “¿Eras capaz de se ver una película y leer al mismo tiempo?”, es una cuestión de costumbre, que acaba por volverse cultural.

Estoy de acuerdo con vosotros, ver las películas en versión original es una manera práctica de aprender inglés. También suena mejor la voz de Paul Newman en inglés que en español, pero quizá no sepáis que los españoles estamos acostumbrados a un Paul Newman que habla en español y que cuando habla en inglés habla “raro”.

Pues sí, muchos portugueses me han comentado tal diferencia y han “criticado” el daño que hacemos a las películas cuando robamos grande parte de su originalidad. Pensemos el lado positivo: tal vez todo sea por motivos laborales, mientras que nosotros empleamos a traductores y posteriormente dobladores, los portugueses sólo emplean a traductores, porque para dar voz ya tienen a los originales, ¿no es verdad?

Lo cierto es que traducimos TODO, que no es del TODO correcto. Incluso nombres de grupos tan conocidos como: “Xutos e Pontapés” y “Rolling Stones” aparecen en su versión española: “Patadas y Patadas” y “Las Piedras Rolantes”. A veces la costumbre no es solamente sinónimo de cultura sino también de excesiva comodidad.

Roberto Moreno Tamurejo

1 comentário:

joana_salg1 disse...

Es verdad que traducimos todo, estoy completamente de acuerdo contigo Roberto, es una pena que aqui en España no se fomente más las peliculas en versión original. Es bueno desde todas las perspectivas: aprendes más idiomas, conoces mejor a los actores y actrices y te culturizas más en definitiva.